General

Primeros auxilios para pequeños mamíferos

Primeros auxilios para pequeños mamíferos

Lo más importante para el dueño de una mascota es recordar el viejo adagio de que una onza de prevención vale una libra de cura.

Dicho esto, hay algunos procedimientos simples de primeros auxilios para pequeños mamíferos que puedes administrar en casa. Estos procedimientos pueden aliviar el dolor o la incomodidad inmediata de su mascota y / o ayudar a prevenir una infección que podría amenazar la vida de su mascota.

Sin embargo, debe recordar que el tamaño pequeño de su mascota puede limitar la cantidad o la calidad de la atención que puede brindar en el hogar. Los primeros auxilios no sustituyen la atención veterinaria profesional. Siempre comuníquese con su veterinario si su mascota aún sufre los efectos nocivos de una lesión o enfermedad menor 24 horas después de notar el problema por primera vez. Nunca le dé antibióticos a sus mamíferos pequeños sin la recomendación de un especialista en mamíferos pequeños.

La pérdida persistente de apetito, diarrea y sibilancias o cualquier otro signo de dificultad respiratoria son indicadores de una enfermedad potencialmente grave. Póngase en contacto con su veterinario inmediatamente si ve alguno de esos signos.

El equipamiento

Debe mantener un botiquín de primeros auxilios para mamíferos pequeños en su casa en todo momento. En Internet se venden varios paquetes completos de primeros auxilios para mascotas. Si elige comprar uno, debe asegurarse de que tenga implementos lo suficientemente pequeños como para ser efectivos para su mascota. Probablemente sea mejor construir su propio kit (puede hacer sus propias elecciones de cantidad y calidad de esa manera) y tenerlo a mano para emergencias. Escriba el número de teléfono de su veterinario junto a sus otros números de emergencia junto al teléfono.

Como mínimo, su botiquín de primeros auxilios para mamíferos pequeños debe incluir lo siguiente:

  • Una toalla pequeña y limpia para envolver a tu mascota si necesita moderación mientras revisas sus heridas
  • Antiséptico leve, como una solución de peróxido de hidrógeno al 3 por ciento.
  • Q-tips para administrar el antiséptico
  • Varias jeringas de 10 cc (sin agujas) para enjuagar las heridas con agua u ofrecer comida o agua después del tratamiento.
  • Una pomada antibiótica como Trisporic
  • Pinzas y gasas limpias

    También querrás tener una jaula adicional en algún lugar de la casa que pueda servir como sala de recuperación para tu mascota. Una almohadilla térmica envuelta en una toalla y colocada debajo de la mitad de la jaula de recuperación calentará a su mascota herida y angustiada y le permitirá relajarse.

    Cortes y picaduras menores

    Si está presentando un nuevo animal a una colonia establecida, es probable que haya algunas situaciones difíciles mientras sus mascotas descubren dónde encaja el nuevo tipo en la escalera de dominación. Por lo general, no es motivo de alarma, y ​​aunque sus mascotas pueden pelear y patear la ropa de cama mientras luchan, no necesita intervenir a menos que sea testigo de una mordedura particularmente grave o si una de sus mascotas comienza a sangrar. Los jerbos son más territoriales que las ratas, por lo que debes vigilar atentamente a los recién llegados. Los hámsters adultos nunca deben dejarse en la misma jaula sin supervisión.

    El tratamiento de un rasguño o mordida menor es relativamente simple. Retire al animal herido de su jaula y envuélvalo suavemente con la toalla limpia para que pueda llegar a sus heridas sin que lo rasque o lo muerda. Recuerde que los instintos de supervivencia de su mascota pueden superar su amistad a largo plazo en estas circunstancias estresantes, ¡incluso un animal domesticado puede arremeter contra él si tiene miedo! Enjuague la herida con agua con una jeringa pequeña y luego séquela con una gasa limpia. Luego use una punta Q sumergida en un antiséptico suave para limpiar la herida y ayudar a prevenir la infección.

    Si se rascó el ojo de su mascota, comuníquese con su veterinario inmediatamente. Lo mismo ocurre con los rasguños en la nariz o las áreas sensibles alrededor de la boca y los bigotes. También debe comunicarse con su veterinario si su mascota se rasca con un alambre en su jaula porque este tipo de herida es particularmente propensa a la infección.

    Su pequeño mamífero probablemente no le permitirá ponerle una venda en la herida. Él puede roer la gasa o frotarla si persiste. También le resultará difícil envolver pequeños apéndices lo suficientemente apretados como para que la gasa no se caiga y, sin embargo, lo suficientemente floja como para no cortar la circulación de su mascota. Opte por aislar a su mascota enferma o lesionada en una jaula separada de sus otros animales y deje pequeños cortes al aire libre. Limpie las heridas de su mascota con frecuencia y aplique una pomada antibiótica tópica si corresponde. Nuevamente, no le dé a su pequeño mamífero ningún tipo de antibiótico oral sin consultar a su veterinario.

    ¿Está mejorando su mascota?

    Una buena manera de saber si su pequeño mamífero se está recuperando bien de una lesión o enfermedad es ver qué tan bien está comiendo. Es posible que deba forzarle agua si está en estado de shock y no se está hidratando por sí solo. Presione una jeringa llena de agua directamente en la boca de su mascota y descárguela lentamente para que su mascota pueda lamer fácilmente el agua. Puede intentar ofrecerle sus alimentos ricos favoritos: alimentos con alto valor calórico y nutricional, como huevo, yogur y aguacate. El truco es conseguir que coma lo suficiente como para mantener su fuerza mientras sana.