General

Hipocalcemia

Hipocalcemia

La hipocalcemia se refiere a un bajo nivel de calcio en la sangre. El calcio es extremadamente importante para la función muscular y nerviosa. Los músculos se bañan en sangre y dependen de la presencia de calcio para la contracción. Cuando la concentración de calcio en la sangre es demasiado baja, la función muscular disminuye. Los músculos afectados incluyen el corazón, los músculos esqueléticos (los músculos que asociamos con el movimiento del esqueleto que se encuentran principalmente bajo control voluntario) y el músculo liso (el músculo que recubre el sistema gastrointestinal, los vasos sanguíneos y el sistema respiratorio, y no están bajo control voluntario).

Si el nivel de calcio solo disminuye moderadamente, el músculo puede volverse hiperirritable (esto puede manifestarse como una frecuencia cardíaca alta o contracciones musculares). Cuando el nivel de calcio es extremadamente bajo, el músculo se volverá flácido y es posible que el caballo no pueda elevarse. Las convulsiones y la muerte pueden ocurrir si la hipocalcemia severa se prolonga.

La hipocalcemia se observa con mayor frecuencia en caballos de resistencia u otros caballos que se someten a ejercicio extenuante y prolongado, yeguas que han estado amamantando una o dos semanas y en caballos que han sufrido estrés al ser transportados a una gran distancia.

De qué mirar

  • Golpes (aleteo diafragmático sincrónico). Notarás que el caballo parece tener hipo o contraer el flanco o el abdomen abruptamente a intervalos regulares. Si escuchara el corazón, descubriría que cada contracción coincidía con el latido del corazón.
  • Tetania (tetania hipocalcémica). Esto se refiere a contracciones musculares excesivas. Su caballo parece rígido y los músculos se sienten muy duros al palparlos (al tacto). Si escuchara el corazón, su caballo probablemente tendría una frecuencia cardíaca muy alta y podría experimentar latidos cardíacos erráticos (arritmias).
  • Cólico. Cuando el músculo liso intestinal no se contrae rítmicamente, el sistema gastrointestinal de su caballo puede experimentar una motilidad anormal, lo que resulta en cólico. Aunque la hipocalcemia rara vez es la causa principal del cólico, la hipocalcemia puede exacerbar el cólico u otros problemas gastrointestinales.
  • Debilidad
  • Convulsiones, especialmente en potros

    Diagnóstico

    Las pruebas de diagnóstico son necesarias para confirmar la hipocalcemia y descartar otras causas de arritmias, tetania muscular, cólico, debilidad, espasmos o flacidez de los músculos. Las pruebas pueden incluir:

  • Historial médico completo y examen físico. Su veterinario le preguntará sobre la dieta de su caballo (las dietas excesivamente altas y excesivamente bajas en calcio pueden desencadenar hipocalcemia), el ejercicio, la reproducción y el historial de transporte, ya que estos pueden ser factores precipitantes en el desarrollo de la hipocalcemia.
  • Pruebas de bioquímica (sangre) en suero para evaluar los niveles de calcio y otros electrolitos. Gases en la sangre para determinar si su caballo es alcalótico (tiene niveles de ácido anormalmente bajos en su sangre). La alcalosis también puede precipitar la hipocalcemia.
  • EKG para determinar si hay arritmias sutiles

    Tratamiento

    El tratamiento más crítico para la hipocalcemia es la infusión intravenosa de calcio. Debido a que esto es algo potencialmente peligroso, debe hacerse solo bajo supervisión veterinaria. Durante la administración, es esencial controlar la frecuencia y el ritmo cardíacos con mucho cuidado.

    Cuidado y prevención en el hogar

    Controle a su caballo en busca de signos recurrentes. Algunos caballos requieren múltiples tratamientos durante horas o días para la resolución completa de los signos.

    Proporcionar una dieta equilibrada para el calcio y el fósforo. La proporción recomendada de estos minerales es de 1.2 a 2 partes de calcio por 1 parte de fósforo.

    La hipocalcemia puede complicarse con dietas bajas en calcio y altas en calcio. El cuerpo desarrolla una actitud derrochadora hacia el calcio cuando está en alto suministro. Luego, cuando el caballo tiene una demanda inusual (como durante un paseo de resistencia), los mecanismos para capturar el calcio de las reservas del cuerpo no pueden responder lo suficientemente rápido.

    Un enfoque exitoso es reducir el calcio en la dieta durante 3 a 4 días antes de un viaje extenuante (quite el heno de alfalfa, por ejemplo, si esto es lo que alimenta). Al mismo tiempo, puede asegurarse de que su caballo esté bien suplementado con otros electrolitos durante un viaje largo. Las pérdidas de agua y electrolitos durante la actividad extenuante prolongada pueden hacer que su caballo sea alcalino, lo que a su vez puede precipitar la hipocalcemia.

    Durante el viaje, y dos horas antes del viaje, asegúrese de que su caballo reciba pequeñas cantidades (2 oz) de un suplemento que contenga sodio, potasio, cloruro, calcio y magnesio.

    Sobre todo, asegúrese de que su caballo esté en la mejor forma para la competencia que enfrenta. Si su caballo va a ser transportado a una gran distancia, asegúrese de que reciba mucha agua, electrolitos y descanse en el camino.

    La sudoración debe alertarlo sobre la posibilidad de grandes pérdidas de electrolitos, alcalosis e hipocalcemia.

    La absorción de calcio, que tiene lugar en el intestino delgado de su caballo, se puede mejorar con la actividad de la vitamina D y se inhibe por la presencia de fósforo. Esta es una razón por la que no desea alimentar a su caballo con demasiado salvado u otras fuentes con exceso de fósforo. En general, los granos tienen mucho más fósforo que el forraje. Una vez que el calcio ha sido absorbido en el torrente sanguíneo, se regula aún más en el riñón.

    Los caballos normalmente pierden grandes cantidades de calcio en sus riñones, pero sus dietas son tan altas en calcio que generalmente no importa. El calcio se puede filtrar y reabsorber en los riñones; esto depende de la presencia de vitamina D y otra hormona llamada hormona paratiroidea (PTH).

    La mayor reserva de calcio se encuentra en los huesos, donde está en constante flujo. Las células llamadas osteoclastos, bajo la influencia de la PTH y la vitamina D, descomponen el hueso para suministrar calcio al cuerpo, y las células llamadas osteoblastos construyen el hueso nuevamente, almacenando calcio en el proceso. Esta descomposición y reparación constantes del hueso es completamente normal y necesaria para su correcto funcionamiento.

    Aunque la mayoría de los análisis de sangre miden el calcio total, todo el calcio está disponible para que lo usen los músculos y los nervios. Algunos se almacenan en la sangre de forma inútil. Existe una gran diferencia funcional entre el calcio libre y el unido, también conocido como calcio ionizado y no ionizado. Solo el calcio ionizado puede cumplir con los procesos fisiológicos necesarios para que funcionen los músculos, los nervios y los sistemas de mensajería celular. Es por eso que el nivel de acidez del cuerpo, o pH, es importante. Cuando el pH es bajo, lo que significa que el cuerpo es ácido, hay más calcio ionizado. Cuando el pH del cuerpo es alto o alcalino, hay menos calcio ionizado. Por lo tanto, el caballo de resistencia que es alcalino al final de un largo viaje debido a la pérdida de agua y electrolitos también tiene más probabilidades de sufrir hipocalcemia.

    Causas

  • Sobredosis de bicarbonato. Algunas veces se les da bicarbonato a los caballos para hacerlos alcalóticos, protegiéndolos así contra la alcalosis. Sin embargo, la alcalosis en sí misma puede precipitar la hipocalcemia.
  • Toxicidad del escarabajo de la ampolla. Estos escarabajos se encuentran en el heno de alfalfa, generalmente del sur o el oeste de los Estados Unidos, y causan cólicos, úlceras orales y enfermedades renales además de la hipocalcemia.
  • Administración excesiva de Lasix: Lasix hace que el cuerpo pierda agua, cloruro, hidrógeno y calcio.
  • Administración intravenosa muy rápida de tetraciclina. La tetraciclina es un antibiótico de amplio espectro que se administra con frecuencia a los caballos cuando tienen enfermedades transmitidas por garrapatas. Puede unirse temporalmente al calcio, pero rara vez causa problemas si se administra lentamente.
  • Toxicidad de oxalato. Esto se encuentra en algunas malezas, así como en el ruibarbo. Se unen al calcio, causando hipocalcemia en el caballo.
  • El hipoparatiroidismo. En los caballos esto suele ser un proceso secundario, debido al exceso de fósforo en la dieta (como con una dieta alta en salvado).

    Ver el vídeo: HIPOCALCEMIA INTEGRACION CLINICA Y FISIOPATOLOGIA (Septiembre 2020).